Calor Navideño: ¡Felicidades!

Nunca, nunca, nunca logro y tal vez nunca lograre comprender a las grandes empresas que gastan millones en publicidades navideñas llenas de nieve, chimeneas y el gran barbudo abrigadísimo de Papa Noel.

Esas imágenes me hacen sufrir aún más del calor infernal del cual somos victimas, es como si la viera y automáticamente salga un chorro de sudor fino por la frente, de esos que te ponen nervioso y justo un mosquito zumba en tu oído; pero que cosas mas feas del clima tropical.

Pero en fin, nadie nos saca nuestro agradable invierno, el sofocante verano, la bella primavera y el cautivante otoño.

Aunque reza aquel dicho: “En Latinoamérica hay dos estaciones, las de trenes y el verano”, mis saludos y sentimientos de envidia a la gente de Bariloche, Tierra del Fuego, a los del norte de México, a los que se localizan en la cordillera central de los Andes y a todo el que me esté leyendo de algún lugar donde cae nieve.

En fin, no es la intención amargarles la navidad diciendo que nos achicharraremos de calor, bueno en verdad les deseo que se achicharren del calor de la familia, de los amigos, de los seres queridos y que la pasen bomba porque simplemente se lo merecen.

Que los océanos que nos separan hoy de nuestros familiares que emigraron buscando mejores oportunidades sean hoy los que nos junten mas y demuestren que la familia a pesar de la distancia y de todo esta junta siempre.

¡Feliz Navidad Hermanos! ¡Que las bendiciones no dejen de tocar sus puertas!

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.