El Camino

Que afortunados somos algunos de poder elegir nuestro camino, poder elegir a donde ir, como ir y de que forma realizar el viaje ¿A que va esto? Bueno, es que hoy camino a la facultad tipo mitad de camino se sube un grupo de chicos de no más de 7 años a cantar y pedir limosna. Eso pasa todos y cada uno de los días en todos los puntos asuncenos, yo se que no es nada raro pero no decirlo es como que callo algo y esa sensación no me gusta para nada.

Niños que deberían estar en escuelas pero en lugar de eso están intentando ayudar en sus casas a que no falte la comida de hoy, de mañana ni de pasado; arriesgando sus jóvenes vidas pasando frió, hambre, sed y todo lo que nos podemos imaginar. La pobreza distorsiona y borra sus caminos, para estos chicos no existe camino, deambulan en cualquier bus con esperanzas de que esta noche no falta que cenar. No tienen otra opción.

Tal vez ni sepan que existe otra cosa hasta muy entrada la adolescencia, tal vez tropiecen en el camino cayendo en pozos como el delito o la drogadicción, tal vez un día caigan al piso y ya no puedan levantarse.

Mientras nosotros en nuestros caminos amplios de fino asfalto nos tropezamos con piedritas y basuritas que nosotros mismos tiramos como la esclavitud de egoísmo y de vanidad al que nos sometemos, cuando en verdad tenemos una hermosa llanura y múltiples direcciones a disposición para caminar y/o correr como se nos plazca.

Suelo ser preso de la duda sobre darles limosnas: ¿será que lo ayudo en verdad o lo perjudico? ¿será que sigo destruyendo y creando obstáculos en su camino?

A veces simplemente no saber es mejor. Es que ya vivimos mucho y morimos tanto al costado del camino, ojala que alguna vez encuentren su luz. Pensar que hoy somos tan distintos a ellos y recordar que “todos los caminos terminan en el mismo lugar”

(*) Foto tomada en mi breve “receso” de Semana Santa en  la casa quinta de Piribebuy, ciudad verde distante a 80 km de Asunción.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.

8 comments: On El Camino

  • es asi..a aveces no sabes si darles o no…porque no sabes si en relaidad esa plata es para comprar algo para comer o para que los padres se vayan a tomar un vino…(porque hay muchos asi, que los mandan a trabajar a los hijos y ellos se quedan vageando)…

    en finn, me dan mucha pena…

    saludos!

    ah muy linda la foto!

  • Es verdad es el eterno dilema. Uno no sabe si darle o no porque no sabe en que lo van a usar. O si lo van a usar ellos o sus padres para satisfacer sus vicios. Da mucha impotencia a veces..

    Saludos

  • Es verdad, que afortunados que somos! y muchas veces no nos damos cuenta..
    me gusta muucho tu blog (y la foto :P) jiji, un besoo!

  • Es una pena, pero lamentablemente nosotros, como adultos solo podemos ayudarlos sacandolos de las calles, y como se hace eso?

    facil hermanos, se les pregunta, si tienen hambre se les compra algo de comer, si no, no se les da NI UNA MONEDA

    NI UNA. Asi hago yo, y no se si funciona pero al menos mi conciencia queda limpia ante la duda de si ese dinero es para diversion de los padres.

    Muy bueno el blog, te felicito. Acabo de conocerlo y me encanto, ahora pasat por mi pagina cuando puedas XD XD XD

  • Juaz… que interesante que justamente yo también hablé del eterno problema de la elección y la toma de decisiones en mi blog.

    La verdad que es TODO un tema, nos quejamos nos quejamos y luego nosotros tomamos la misma mala decisión.

    En fin.

  • Yo prefieron no darles aunque a veces hay caritas de las cuales es dificil resitirse…

    pensar que deberian estar jugando en el barro, a la pelota, con los autitos y las muñecas. Son cosas que no tienen y no la tendran 🙁

    Que afortunados de verdad somos!

  • Yo lo que hago (por ahí le sirve a alguno) es comprar los paquetes de media docena de alfajores Guaymallén (unos alfajores ricos pero muy baratos) y llevarlos en la mochila… Cuando uno de los pibes me pide le doy uno de esos… Entonces si estoy apurado no tengo que parar a comprar algo y le puedo dar algo igual…

    Las monedas es jodido porque sabemos que los padres muchas veces se las sacan y a veces les pegan para sacarselas… El tema es que si no tienen nada TAMBIEN les pegan…

    Igualmente, más allá de darle un alfajor de comer a uno cada tanto, estoy pensando hace un tiempo en hacer algo más grande y útil…

  • Conozco una señora que siempre tiene galletitas o caramelos en su auto, entonces cuando estos niños le realizan algun ‘servicio’ jaja! o simplemente le piden dinero ella les da eso..

    Para mi lo mejor es darles un poco de comida.. porque supuestamente eso es lo que buscan.. un poco de dinero para comer.. ¿?.. sera cierto??? no lo creo.. en fin..

    Pobreza es lo único que hay en este país! y bandidos!!!

Dejar Comentario:

Tu correo no será publicado.

Site Footer