Wikipedia, Yo y mis recuerdos!

Hoy buscando para hacer una mamografía para la materia de Historia Social de la Cultura sobre la “Antigua Roma” me encuentro con esta grata sorpresa. ¿Interesante no? Que gente sin nada mejor que hacer que destruir contenidos.

Menos mal que ahora le pego una lectura a todo porque en la facultad es otra cosa, pero si hubiese sido en el colegio ¡Que kilombo me hubiesen armado!
Encima tenía un profesor que no toleraba los chistes sobre historia, el los podía hacer pero si vos los hacías pero derecho a la dirección, aparte de tragarte su flor de puteada después tenias que aguantar a la “ilustre” directora con su discurso que siempre terminaba en puteada lo mismo:

– “… si seguís así vamos a tener que sancionarte Gabriel, sos un maleducado y nunca queres admitir que te equivocaste” decía la teñida anciana, con mas cirugías que Michael Jackson

– Pero profe él también hizo una brom… (con tono de monje budista, ¡así de tranquilo!)

– ¡Cállate! yo estoy hablando (con un tonito de aquellos que provocán las mas bajas ganas de tirarle lo primero que ves, miro el pisapapeles, la perforadora pero no hago nada)

– Pero profe (con voz totalmente normal)

– ¡¡¡¡No me grites!!!! (totalmente medio drogada)

Pero aun así, me reía de ella en su cara es que era tan simpático como tan fácil se ponía nerviosa, le salía humo con solo vernos. Creo que fue a mi promoción a la que mas odio profundamente en toda su carrera como docente.

Y el profesor de historia era un CAPO con las mayusculas bien puestas; como todas las personas de este enfermo planeta “tenia sus días” pero cuando la mayoría de los días era un buenazo, de esos gorditos simpáticos, aquellos a los que le haces cosquillas en su panza y se cagan de risas, de esos profesores que ademas de profesores son amigos.

¡Como extraño el colegio! 🙁

Aquellos días de total relax… (yo soy el que esta a la izquierda del payaso con lentes: el gran Shumu)

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.