Caramelos de mierda

put@s

Hoy me dieron de vuelto caramelos en un supermercado, todo bien con eso nunca me molesto total al final siempre termino o comprando caramelos o tirando las monedas (directamente o se me caen) o también disfruto creando a voluntad sonrisas limosneras. Aunque prefiero comprar esas estampas que venden las criaturas en los colectivos que dicen “Te amo” y se las llevo a mi novia de regalo en los aniversarios, es un buen regalo: creativo y barato.

No creo que exista alguien a quien le guste tener monedas en la billetera, la billetera no se llama así al pedo es para billetes y en todo caso un forro, pero fue diseñada por importantes ingenieros exclusivamente para lo primero.

El tema es que no me di cuenta y me quede sin monedas para el bus, y lo peor es que me di cuenta cuando estaba pagando el pasaje. Entonces pele mis caramelos y el puto del chofer me bajo de una.

Tuve que caminar hasta casa. Puto el super, puto el micro. ¿Cuando les conviene si los caramelos son moneda corrientes? Ojalá y se pudran hijos de puta.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.