Un clasico es un clasico

cerro olimpia

El sábado se viene   una   nueva   edición   del   clásico por   excelencia   de   nuestro   futbol, y los clásicos siempre son especiales porque se juegan mucho más que los tres puntos. Se disputa el honor de todo el pueblo que hay detrás. sean estos 25 o la mitad más uno.

Esta vuelta tenemos dos realidades bastantes distintas, que al fin de cuentas en un partido así no importan, pero que nunca están de más rescatarlas: por un lado tenemos a Olimpia, el equipo funciona y nadie puede decir que no, es una especie de Barcelona tercermundista, juega bien, tiene toque y sus destellos de magia, nadie niega su gloriosa historia que pesa y además, viene con un racha que hace más de diez años no igualaba.

En el campo de enfrente como de costumbre va a estar Cerro Porteño, que viene de menos a más en la Libertadores, con una pequeña crisis interina aparentemente solucionada con la ida de Torrente y muy agrandado por la repatriación de Iturbe, un pibe que hasta hace un par de años les pedía autógrafos a los que hoy les saca el puesto. Un autentico crack con un futuro bastante prometedor que quiere dejar su marca en el club antes de inmigrar a Europa.

Podemos decir tantas cosas de ambos, pero todo lo expuesto y lo que podríamos exponer no importa. Un clásico, es un clásico. Una evento que tenemos la suerte de ver cuatro veces al año, un acontecimiento que paraliza a todo un país. Y poco o nada importan las declaraciones picantes de los protagonistas que no hacen más que echarle leña al fuego y después cuando hay violencia exigen identificar a los culpables. A ver si alguna vez se ponen las pilas y se portan.

Bueno, el que diga que un clásico es pronosticable, no es más que mentiroso. Un clásico es un clásico y nada más. Un partido que se vive en las gradas, se mete en los pulmones y sale por la garganta hasta que perdamos el aliento. Un clásico es un clásico, que gane el que se lo merezca.

Yo al único pronóstico al que me juego es al de cero muertos, si el sábado termina así va a ser un autentica fiesta.

P.D. Otro pronóstico, pero sobre las excusas:

Si gana Cerro, olimpistas dirán “pero no saben lo que es historia, van a ser cien años de amargura, muertos, 25 pagantes”

Si gana Olimpia, cerristas dirán “ni ahí estamos por el campeonato local, seguro ODD mando unos verdes para el árbitro, cobro todo para ustedes”.

Así que ya saben, preparen algo por si les toca estar el lunes con caras largas, por lo menos preparemos nuevas excusas.

Buen clásico para todos, vívanlo como prefieran.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.