Sangre, sudor y lagrimas.

Sangre. Por si no sabían, los vehículos también sangran y más todavía sobre Cacique, donde se desangran en cada bache, fosa y cráter que toca esquivar para llegar a destino. Lo loco es que a veces hay que sacrificarse y entrar en uno para evitar otro peor. Creo que de ahí nace nuestra cultura votante “el menos peor nomas ya” por eso lo tenemos a Lugo de presidente.

Sudor, los nervios te dicen presente cuando la urgencia llama y hay que llegar a destino en poco tiempo. Te haces en un verdadero kamikaze de otras almas, y si esa gota helada que cae de tu frente no es casualidad, proviene del futuro gasto que sabes que vas hacer después de andar a más de cuarenta por esta avenida que parece importada de Badgad.

Finalmente, lagrimas que te brotan como un recién nacido fruto de la impotencia cuando se te queda el caño de escape o alguna otra pieza esencial del auto en la ciudad del amor, haciendo que vuelvas en taxi o llames una grúa.

This is Cacique Lambare señores. Video por Vidalistico. Conozcanlo.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.