No te fuiste, la pasaron bomba

postagost.jpg

¿Nunca les pasó que después de decir que si a una invitación para salir con amigos tuvieron que quedarse en casa?

Posiblemente porque te comprometiste a ser el DJ en la boda del coreano amigo del autoservice, o porque te quedaste jugando al Counter Strike hasta hacer un headshot o simplemente porque a tu vieja se le antojó dejarte sin auto por tu brillante idea de volver a hervir un huevo con el microondas. Bueno, no importa el motivo: al final no fuiste y ese día tus amigos la pasaron en GRANDE.

Justo ese día en el que no apareciste se alinearon todos los astros, incluido Messi y tus amigos la pasaron tan pero tan bien que podrían hacer una secuela típica yankee, tipo American Pie o Hangover con la tremenda noche que se mandaron. Lo peor es que van a estar meses hablando de esa noche y vos como boludo, escuchando lo mismo una y otra vez. Para matarse ¿o para matarlos?

A partir de acá reemplazaremos hijos de puta por “afortunados”.

Los afortunados iban a pata con rumbo al boliche “que explota” y en eso pasa un minibús lleno de checas perdidas y ellos como buenos caballeros, se subieron para indicarles el camino. En el trayecto se hicieron tan amigos de las chicas, que al llegar los invitaron a su mesa y como no tenían ni la menor idea con respecto al cambio, había una consumición más grande que la deuda externa. Se tomaron lo mejor, lo más caro y encima gratis en compañía de checas que bien podrían haber estado en la Play Boy del mes. ¡Que afortunados!

Mientras vos como un boludo en casa emboladísimo, viendo la repetición de Two and Half Men en Warner y con la notebook entre las piernas tratando de encarar a la chica que te gusta, que obviamente te contestaba apenas porque esta desde su Blackberry en la misma fiesta que los pajeros de tus amigos.

Te querés matar. ¿Por qué lo que pasan esas cosas cuando yo no estoy? Es algo que te quita el sueño. Pasa con todo y en todo: en el colegio, en la facultad, el trabajo, en la despedida de soltero del coreano que se casó más arriba, en todo. Siempre que vos no estás, pasa algo genial. Es una constante.

¿Por qué cuando vas a algún lado ese día queda en el olvido y cuando no vas termina siendo el tema del que se habla todo el mes? Lógicamente lo primero que se me viene a la cabeza es:

En definitiva y muy a mi pesar, soy más aburrido que quedarse a ver “Max Payne” un viernes por la noche y más yeta que Oscar Acosta en la Copa América. Pero no sé, en estos momentos de mi vida estoy con la autoestima demasiado alta como para pensar en esa posibilidad. Aparte, si salgo con amigos, alguno divertido tiene que haber y algún suertudo también, entonces signos contrarios se anulan y queda todo en cero. Es matemática pura ¡gracias Baldor!

Lo segundo es que en verdad no pasa nada de lo que dicen y es una noche más para el olvido. Todo es un complot para que me sienta mal. Claro que mis amigos no están tan al pedo como para hacer eso (gua’u que no) Esta es una hipótesis que no descartaría. Imaginate que sos tan importante para tus amigos que te hacen una joda para hacerte sentir mal y que vayas con ellos la próxima vez. Esta bueno pensar eso. Pero de ahí a que sea verdad…

Exageran todo, es lo más lógico y probable.

Ahora, esto no es problema porque ya sabemos la solución:

  • ¡Que te chupe un huevo como la hayan pasado! Ni ahí estas si encontraron los lentes de Harry Potter o si Dallys Ferreira les pidió fuego. Japirona.
  • Putear por qué no te avisaron (aunque sabes que es mentira) hasta que se sientan mal y dejen de hablar de eso, por lo menos frente a vos.
  • Cuando toque ir, mentir muchísimo a algún amigo que no fue y pasarle la maldición.
  • Inventarte una historia mejor y que la noche que tuvieron parezca una de geriátrico comparada a la tuya.
  • La salida fácil: no salir nunca más y vivir en la piecita del fondo.
  • Ir a absolutamente todas las salidas, aunque sepas que no va a pasar nada interesante.
  • Hacerte del ñembotavy e incluirte en la historia pasado unos días, nadie se va a dar cuenta.

P.D. Nogoyito Kim, este es el último casamiento tuyo en el que soy DJ. Te aviso bien luego ya.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.