¡Un brindis por los brindis honestos!

unbrindis.jpg

Llegó diciembre y con él la inminente hora de los brindis por fin de año.

Y como los brindis, universalmente, tienen esos “buenos deseos” siempre tan caretones, más fieles al protocolo que al sincero deseo de quien los hace, bueno, corresponde desenmascararlos.

Porque si nos vamos a pasar todo el año mintiendo, por lo menos este último mes, por el nacimiento de Jebús y el aguinaldo, seamos auténticos y digamos la verdad. Es que, al final, todos sabemos por donde pasa la cosa pero nadie lo comparte en público. Capaz por protocolo o quizás por educación.

Como a quien escribe esta columna (y este blog) le importa muy poco lo primero y no conoce muy bien el significado de lo segundo, propongo despedir este 2011 con brindis honestos o en su defecto, con los subtítulos de tres brindis que sí o sí vas a escuchar próximamente:

El Brindis del Jefe o Dueño de la empresa en la que trabajás.

Este fue un muy buen año para (nombre de la empresa acá) y todo gracias a cada uno de ustedes. Les invito a levantar sus copas y brindar por seguir cosechando éxitos y porque más que un (tipo de negocio. Ejemplo: banco, financiera, productora, taller, etc.) somos una gran familia. Que disfruten esta fiesta porque es para ustedes. Salud.

Lo que en verdad dice el jefe es:

¡Esclavos!, sigan laburando así: la camioneta no se va a cambiar sola. En unas horas me voy de vacaciones a Cancún, gracias a sus horas extras no pagas. En fin, levanten esas copas llenas de La Farruca, mientras yo brindo con un champagne Perrier-Jouet. Somos familia, por eso les pido por favor chicas: no se embaracen.

Sigamos produciendo, que el año que viene quiero ir al GP de  Mónaco. Nada de pedir aumentos. ¡Ah! Si rompen algo hoy, se les descuenta. Sean precavidos, enero es largo mbuajajajaja (risa de malvado de película de los 80)”.

Brindis de la directora del colegio.

Fue un año lectivo excelente y estamos muy tristes porque se nos va la mejor promoción de esta institución. Pero a la vez estamos felices por ustedes. A partir de ahora empiezan una nueva etapa en sus vidas y no me cabe duda que serán todos unos excelentes profesionales. (Siempre las viejas terminan con unas lágrimas que es acompañada de un estallido de aplausos).

Lo que de verdad gritan por dentro es:

¡¡¡Badulaques!!! ¡Por fin se van! Manga de maleducados, todas las promos se jactan de “ser los mejores”. Estamos podridos de ese cassette rayado.

Usen protección en Camboriú, salvo quieran un futuro más negro que el del Sportivo Luqueño. No les vamos a extrañar ni ahí, no con los pajeros de la promo que viene. Se superan los jóvenes. ¡Que tragedia! Estoy derramando lágrimas porque se me cae el pelo. Chau impresentables, estudien en universidades legales y no saturen Cuevana los fines de semana.

No sé si estoy triste o feliz por esto, pero seguro es la menopausia.

Brindis del director del SNT de algún medio de comunicación.

Un año más llevándoles toda la información a su mesa, lugar de trabajo o donde sea que estuviesen. Siempre estamos ahí, manteniéndolos informados, siendo parte de los grandes sucesos del país. Compartiendo las alegrías, llorando las penas y estamos felices por eso, porque estamos siempre. Por un 2012 cargado de prosperidad para todos…

En los sub-títulos se lee claramente:

Se va un año en el que mostramos más sangre que nunca, fetos, personas demacradas, animales maltratados y gente llorando desconsoladamente su sufrimiento. Nos encantó producirles arcadas mientras almorzaban, pero son nomás luego boludos para ver nuestro noticiero mientras comen.

Brindamos por un 2012 con censura cero. ¿Vos pensaste que ya viste lo peor?. No tenés ni idea de lo que somos capaces: Se viene lo más desagradable en HD, porque a la gente le gusta las desgracias. Por lo menos, siempre que no sea la suya.

La cena de fin de año, alguna colación y la tele. Fija que por lo menos vas a vivir uno de estos brindis, ojalá te acuerdes de esta humilde columna. En fin:

¡Por un 2012 con menos barrabravas, menos calor y más conciertos copados! Que se vengan buenos vientos y las mejores botellas para todos.

Columna para La Factory de diciembre.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.