Docentes indecentes

Deduzco que la gran mayoría de las personas que leen esta perversa columna son estudiantes universitarios, lo habrán sido en su momento o en su defecto, estarán a punto de serlo. La cuestión es que, recién arrancadas las clases me doy cuenta que los profesores son como instituciones: podemos ignorarlos, pasarlos de largo algunos semestres, esquivar sus materias como campeones pero siempre, siempre van a estar ahí.

Me resulta muy curioso que docentes del nivel terciario mantengan todavía costumbres tan fuera de tiempo, tan irritantes o simplemente de mal gusto.

Es así que este semestre (que lastimosamente todavía tiene olor a nuevo), como el anterior y el anterior a ese, no se ausentan luego los profesores tipo:

El “Power Point dependiente”.

Es triste saber que parte de tu mensualidad o impuestos (dependiendo de si estás en una privada o nacional) va a los bolsillos de este penoso personaje. Sus clases se limitan a unas aburridas, grises y viejas diapositivas con más textos que la biblia, que además son leídas por su voz de ultratumba. En el mejor de los casos hay imágenes animadas en .gif y algún que otro sonido macabro que no hace más que aumentar tu odio hacia este individuo que tiene menos onda que ponerse a El Conejo.

Creo firmemente que la carrera de estos especímenes depende del acceso directo al Power Point en sus escritorios, si este es borrado, también ellos desaparecen de la faz de la tierra.

Frase.ppt “Estudien todas las diapositivas”.

El “Colgado”.

Este reverendo hijo de puta siempre llega tarde o falta y ni se toma la molestia de avisar al alumnado. Aparte de no desarrollar ningún solo contenido que anuncia en “su plan” (una bazofia bajada de El Rincón del Vago) el impresentable piensa que todos somos alquimistas del conocimiento con sus exámenes más rebuscados que el final de Lost.

Corrige los parciales según su humor, no está ni ahí por las exposiciones y tus trabajos prácticos, esos que tanto te costaron hacer, no tienen otra función que la de evitar que los fluidos del auto no ensucien el piso de su casa. Auténticos hijos de puta con diarrea: se cagan en todo.

Frase de cabecera “Acá el profesor soy yo”.

La “Momia”.

Toda facultad tiene un cadáver de ser humano que mediante embalsamamiento o por circunstancias naturales se mantuvo en aceptable estado de conservación, es decir: camina y habla. Apenas pero… ¡sirve nio! Aunque pierda media clase subiendo las escaleras, se quede sin aliento al llamar lista, escriba frases indescifrables por su avanzado mal de Parkinson y use pañales de adultos ¡sirve! Es una barbaridad.

Empieza muchas todas sus frases con un muy tembloroso pero honesto “cuando (respira) yo tenía (respira) la edad de ustedes” mientras se acomoda unos lentes más gruesos que el Nuevo Testamento. Siempre cuenta anécdotas de su vida, cómo cuando se le escapó su tortuga o cuando jugaba a las escondidas con Gasparcito Rodríguez de Francia. En fin, les firmo que Tutankamón en su tumba tiene más vitalidad que este profesor en el aula.

El “Viejo Verde”.

Y si chicas, estoy al tanto. El infeliz no pierde la oportunidad de meter mano inocentemente y está siempre a la caza del escote más pronunciado. Se sienta en el pupitre de la “cañón” del curso como si fuese que en algún momento de su clase va a recibir un “blow job”. Ya sé que hay casos en los que esto sucede, pero no frente a todo el mundo.

Este es un señor que en lugar de compartir los conocimientos de su cabeza de arriba, se pasa persiguiendo a la juventud con su cabeza de abajo (la de la poronga). Aun así, preocupan sus erecciones, tanta sangre bombeada a cierta edad puede ser peligroso. Lo peor que te puede pasar es una momia verde (leer anterior).

Frases comunes: “Mi amor que linda estás pero tenés que estudiar más o (…) Si querés podés ir a casa, yo te enseño”.

Los “Yo amo mi vida”.

Son personajes que si bien buscan inspirar y compartir conocimientos con todos sus estudiantes empalagan con tantos cuentos tipo “amo lo que hago”, “cuando era chico no tenía ni para mi pasaje”, “yo tenía 3 trabajos y después me iba a estudiar”. No nacimos ayer, nadie les creé manga de boludos. Háganse ver.

Coincidentemente a muchos de estos especímenes se los ve en el diario, específicamente en la sección de “Enriquecimiento ilícito”. Si, ya sé que no existe esa sección pero debería ¿no?

Los “Siento Resentimiento”.

Profesores que te odian por el solo hecho de respirar. De chicos seguramente querían ser maratonistas, hippies, mochileros o algo más bohemio que “profesor de facultad” pero por cosas de la vida terminaron enseñando en una aburrida universidad.

Odian más que nada en la vida, son de corazón negro y tiene la frente más arrugada que el escroto de un esquimal veterano.

El extranjero.

En algún semestre te toca un tipo con menos español que LMFAO. Puede ser español, yankee, japonés, coreano, chino, hindú, ingles, miembro de Al Qaeda. Lo realmente simpático es que se puede tratar de un carnicero rumano pero lo venden como un experto que está de pasantía. Japoina.

Y así arrancamos el semestre, estamos medio atrás pero con el único fin de tener más espacio para tomar impulso, o por lo menos así dicen y a mi me sirve de consuelo. Nos vemos en alguna fiesta universitaria o en la reunión izquierdista de turno, ya que está tan de moda ser revolucionario.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.

6 comments: On Docentes indecentes

  • la esquizofrenica
    intenta dar su “clase”, pero siempre hay algo que la perturba y necesita al menos 40 minutos de plagueo ..explicando por que es importante atender su clase.. si esa clase donde ella putea 60 minutos y relata su propia pasada por la universidad.. y al final toca 5 minutos de lo que deberia estar enseñando… siempre se presenta como la mas comprensible pero termina siendo una verdadera pesada!..

  • Para que te vas ??

    Queres ser uno de ellos.

  • La voz de pito:

    Su nombre lo dice todo, normalmente son una extension de la especie “Power Point dependiente”. Tambien usualmente enseñan historia o similares. Luego de su clase terminas con un dolor de cabeza y las frecuencias mas altas del espectro auditivo mermadas en los casos extermos, o mas sencibles cuando este personaje encima habla como su estuviera en la publicidad de “magniEar” en la habitacion de al lado.

  • este post es auspiciado por FILOUCA 🙂

  • Saludos a mi ex profe de historia del arte y la concha que lo parió

  • JA,JA la momia, si , existe doy fé en mi facu era todo un show aula magna la mas grande mas de 70 alumnos , ella momia no escuchaba nada seguramente esperaba jubilarse.te falto la pesada , la amable falsa (despectiva)mis amoresss, papito, mamita, tontito(me daba la impresion que estabamos jardin)…..ahhhhh y como olvidarme del profesos que imparte clases de etica, el que hace catarsis de todos sus problemas , piensa que esta en consultorio de un psicologo…hay mas DOCENTES INDECENTES por todos lados mutando por ahi

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer