El primer rayo de sol, me llegó en una canasta

La envidia es un extraño bicho de patas cortas, atrevido como el solo. Suele entra a tu casa sin preguntar y se instala, sin ningún tipo de advertencia o aviso previo. Es así. Hoy se instaló en la mía.

Mientras recibía lo que posiblemente sea la peor noticia del año, veía que twitteros posteaban fotos de sus canastas salidas de alguna película de Tim Burton porque desde mi perspectiva parecían mágicas. La envidia me picó fuertísimo y no tuve problemas en manifestarlo abiertamente.

Me parece que si las cosas están moviendo algo dentro, es porque tienen que salir, están rogando salir para fuera y no hay que mantenerlas dentro a la fuerza, hace mal. Nunca fui de guardarme nada y me creo incapaz de hacerlo algún día. Así funciono. Bueno, en fin, fue grande y grata la sorpresa de llegar a casa a encontrarme con la imagen que ilustra el post.

Hermoso. Definitivamente después de cada tormenta sale el sol y este fue mi primer rayo de sol de la primavera. Donato me dio la primera flor de esta primavera, es la primera canasta que recibo de onda y me pareció un detalle genial.

Siendo más sinceros todavía, no conocía Donato pero lo quiero mucho, siento que alguien se dio cuenta como la estaba pasando y quiso tener un gesto conmigo.

Aunque crean lo contrario, esto no es ni remotamente un post patrocinado, solamente me propuse ser más agradecido y este detalle me agarró en el momento ideal. Me puso contento.

Se siente como un abrazo en este Día de la Juventud.

Y nada. Muchas gracias por leer. Disfruten del fin de semana. Les invitaría mis alfajorcitos pero esta pantalla de enfrente no me lo permite.

Donato, me re hago fan desde hoy.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer