Ruidos inventados

Hace ya algunos meses me encontré con un artículo sobre ingeniería en el sonido y que, entre otras cosas, establecía la existencia de ruidos creados y ubicados estratégicamente para hacernos la vida más fácil ya sea por la generación de algún tipo de atmósfera o simplemente para que nos sintamos más seguros.

A modo de ejemplo y para que se entienda mejor la idea, vamos a repasar cinco sonidos totalmente falsos y que podrían no estar, pero que fueron diseñados para engañarnos, pero sólo para nuestro propio bien.

El ruido de la puerta de los coches

La puerta del auto es esencialmente una cáscara hueca con piezas colocadas en su interior. Entre tanto ingenio japonés, diseño alemán y polenta americana ¿ustedes piensan que ese ruido metálico que hace al cerrarse es inevitable o el correcto? Bahh ¡es totalmente inventado!

Las empresas de automóviles saben que si los compradores no reciben un golpe satisfactorio cuando se cierra la puerta, pierden confianza en todo el vehículo.

Para producir el sonido metálico ideal, las puertas del vehículo están diseñadas para minimizar la cantidad de frecuencias altas producidas (que se asocia con la fragilidad y debilidad) y enfatizan otras frecuencias que sugieren solidez. Este efecto se consigue en una gama de diferentes formas, de hecho las automotrices han acumulado cientos de patentes sobre el tema.

Se tarda 1,5 segundos para cerrar la puerta del coche, es casi imperceptible pero en ese momento escuchamos un extraño tipo de sinfonía compuesta por ingenieros y diseñadores que tienen como objetivo transmitirnos esa sensación de seguridad con nuestros vehículos.

¿Loco no?

20121113_104721
El otro día mientras sacaba el auto, el portón se cerró por él. También hizo un ruido violento que me hizo llorar.

El motor de los autos eléctricos.

nissan-leaf-3
¿Será que vendrán chileré? ¿Ya le harán cambio de volante lo’ perro’? ¿Convendrá tener un auto eléctrico con la ANDE causando estragos?

Aunque todavía no los veamos por Asunción, un vehículo eléctrico podría no generar ningún tipo de sonido pero de vuelta entra la ingeniería y el diseño a poner su cuchara.

Un auto eléctrico genera sonido en su motor de forma artificial por una cuestión de seguridad vial.

De hecho, la Unión Europea se encuentra todavía en el proceso de redacción de una ley que exigirá a los fabricantes de vehículos eléctricos tener un sonido característico, con un volumen mínimo para asegurarse de que los demás usuarios pueden oír las máquinas de otra manera silenciosa zumbando hacia ellos.

A modo de ejemplo, el Nissan Leaf tiene un altavoz montado bajo el capó y un sintetizador en el tablero de instrumentos para generar el ruido del motor. Así todos sabemos que un auto se acerca y por ende, es más seguro para todos.

El sonido en los estadios.

Hace un par de semanas todo el mundo comentó el hecho de que Recanate agarró el micrófono y animó al público franjeado a que se ponga a cantar. Bueno, no sé si Recanate sea un capo de la ingeniera, capaz aprendió algo durante su servicio militar en Israel.

Pero lo que sí, esta es una costumbre muy aplicada en los grandes estadios estadounidenses por una buena razón: genera una atmosfera que amplificar el ambiente y ayuda a que los aficionados generen ruido y se unan al mismo.

La estática en las llamadas

A esto se llama “ruido de confort”. Muchos de los sistemas telefónicos modernos, así como programas como Skype emplean técnicas de reducción de ruido. Desafortunadamente, esto puede jugarnos en contra, al dar lugar a un silencio total en medio de una conversación. Entonces nos entraría la duda de que si la llamada se cortó.

Ahí es donde entra en juego el ruido de confort para llenar esos momentos de calma, el software añade ruido artificial a un volumen apenas audible. Mientras nosotros no nos damos cuenta conscientemente, que estamos hablando prácticamente solos porque esta “estática” nos indica que hay alguien del otro lado. Son todos unos capos.

Los cajeros automáticos.

Otro sonido que escuchamos a diario (o capaz hasta el 5 de cada mes) que no es exactamente lo que parece, es el zumbido reconfortante del cajero automático. El supuesto sonido que nos da la impresión de que está contando nuestra plata de hecho, es una adición totalmente artificial para el proceso.

El ruido es producido por un altavoz y puramente incluido en la transacción para asegurarnos que nuestra plata está en camino. Sin el ruido añadido, los cajeros serían prácticamente silenciosos y sentiríamos que nuestra plata no está (o algo así)

Interesante ¿verdad?

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.

2 comments: On Ruidos inventados

Dejar Comentario:

Tu correo no será publicado.

Site Footer