Seamos más estúpidos

Los jóvenes son como globos, están llenos de sueños y esperanza de que todo es posible pero… con el tiempo, una simple frase impregna sus vidas, más y más…

“¡No seas estúpido!” se convierte en el demoledor de posibilidades, en el asesino de sueños, en el mayor activo del mundo. El mundo está lleno de gente inteligente, que hace todo tipo de cosas inteligentes con otra gente inteligente. Eso es inteligente… pero nosotros estamos con los soñadores.

Los soñadores son los únicos que llevan la bandera de lo interesante.

La estupidez es la incesante búsqueda de no renunciar a una vida libre.

Los inteligentes puede que tengan el cerebro… pero los estúpidos tienen los cojones.

Los inteligentes puede que tengan los planes… pero los estúpidos tienen las historias.

Los inteligentes puede que tengan la autoridad… pero los estúpidos disfrutan las resacas como nadie.

Correr riesgos no es inteligente. Es estúpido.

Los inteligentes tuvieron una idea… y esa idea era estúpida.

Ser estúpido es ser valiente, cuando te arriesgas a algo, eso es ser estúpido.

Los estúpidos no tienen miedo a equivocarse. ¿Por qué? Porque son estúpidos.

Creemos que tú también eres lo bastante estúpido.

Los inteligentes critican, los estúpidos crean. Los estúpidos son un coro de ignorancia de ‘no hagas’, ‘no puedes’, ‘no serás’… pero surgen con algo totalmente único. Tal vez sea simplemente una forma de equivocarse… pero por lo menos es algo.

Los estúpidos son los únicos suficientemente valientes para hacer lo que nadie en su sano juicio haría. Porque los estúpidos saben que hay cosas mucho peor que equivocarse… no intentarlo siquiera. Los estúpidos, ellos son lo único que tenemos. El hecho es que si no tuviéramos pensamientos estúpidos, no tendríamos ningún pensamiento interesante.

Sé estúpido.

No estamos hablando de un slogan. Estamos ante una llamada a las armas. La estupidez no es ser tonto, la estupidez es algo deliciosamente más grande. Dicho de otra forma, sólo la estupidez puede ser realmente brillante.

Renzo Rosso es estúpido.

Estúpido es dar vueltas con tu furgoneta y visitar uno tras otro a todos los dueños de tiendas tratando de vender tus vaqueros hechos en denim nuevo que parece viejo. “Es un signo de innovación. Cuando tú ya estás haciendo las cosas, el resto del mundo ni siquiera las ha pensado”. Una declaración estúpida. Mister Rosso. Respeto.

Ser estúpido es trabajo muy jodido. Sabes que las probabilidades están en tu contra y que te equivocarás muchas veces, de forma espectacular.

La estupidez significa escuchar a tu corazón en vez de a tu cabeza. Escuchar a tu corazón es duro: el corazón dice sí, tu cabeza dice no. Tu cabeza casi siempre dice no.

La inteligencia rápidamente reconoce las cosas por lo que son. La estupidez ve las cosas por lo que pueden ser. No puedes burlar la estupidez así que ni siquiera lo intentes.

Larga vida a los estúpidos.

—-

En el 2010 Diesel lanzaba esta campaña “Be Stupid” (Se estúpido), una iniciativa que invitaba a tomar riesgos e ir “más allá” de los inteligentes y del mismo sentido común que nos inculcaron.

Hoy me desperté con ganas de recordarla. Una genialidad con un gran mensaje.

Todas las gráficas acá.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.