#DevuelvanElAzul

la foto

Poco o nada aconteció luego del escándalo del ex lago azul de Ypakaraí. Todavía sigue igual de verde que Hulk, la escena de “Avengers” en la que le sarandea a Loki es para la posteridad, y a pesar de que existe una lista con las empresas responsables todavía no hubo una acción significativa contra los responsables directos. Perdonar es divino dicen, pero las autoridades no deberían tomarse esto tan en serio.

La verdad es que si bien, el lago estuvo peor hace unos meses, todavía no está ni remotamente cerca de lo que solía ser. Sigue nauseabundo y estamos a días de un verano nuevo, a pesar de que este nunca se fue. No voy ni a mencionar la inacción de los organismos competentes, porque me parece que estamos al tanto todos.

Bueno, lo que sí quiero mencionar es que en estos días hubo un pequeño acto de protesta que me llamó bastante la atención por la sutilidad y la manera en que lo hicieron. Vandalismo lindo (que no es malo, ni perjudicial) para hacer llegar un mensaje muy claro a los grandes baluartes que tenemos en el congreso:

Simplemente eso: #DevuelvanElAzul interviniendo nuestra bandera. Tiene una fanpage donde pueden sumarse  y seguir el proyecto.

Es que sin el azul patrio, no somos nosotros. Tampoco somos nosotros sin nuestro lago y no es un reclamo fuera de lugar el que se está haciendo, y el cual estoy tomando como mío e invitándoles a hacer lo mismo: queremos al lago del color que le corresponde. Queremos que nos devuelvan el azul que nos robaron ¡ya!

Es parte de nuestra identidad y de nosotros, no podemos quedarnos esperando. También deberíamos escrachar a las empresas responsables, a las autoridades incompetentes y a toda persona que no tenga ningún tipo de cuidado hacia él. El cambio empieza por cada uno.

Desde hoy, van a ver más verde por este blog, porque algunas propiedades del mismo son azules y, también nos lo robaron.El Mono del Blog

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.