Tecnicas para combatir el calor

El guau sabia todas, ahora reparte chupetines con estampas de Sol de América

Últimamente las temperaturas hacen, aunque suene egocéntrico, que cada día que pasa tenga más razón: en otra vida fuimos malos y estamos en Paraguay el infierno, pagando por nuestros pecados.

Es bien sabido que nuestros padres y abuelos solían decir que por acá había solamente dos estaciones: la de trenes y el verano. Nuestra generación conoce una sola, el infierno. Sean creyente o no, la teoría no es exagerada.

Pero, como en su momento diría  Einstein:

En los momentos de crisis sólo la creatividad es más importante que el conocimiento.

Entonces, pongámonos creativos para combatir el calor infernal del cual somos victimas, en lugar de victimarios. Hoy comparto algunas técnicas legendarias, practicadas o por lo menos pensadas por nuestros antepasados para un futuro que ya llegó:

LA HELADERA.

Consiste en desnudarse y colocarse cómodamente frente al aparato, el electrodoméstico, no el espejo. Es muy importante tomar algunas precauciones, porque los huevos pueden empezar a oler mal tras una exposición prolongada. Nota: hablamos de los huevos de gallina que pueden haber dentro (de la heladera).

AMISTAD DE VERANO.

Además del amor de verano que conocemos todos, hay un técnica más oscura todavía y derivada del mismo, que muy pocas personas conocen: la amistad de verano. En otras palabras consiste en hacerte amigo de ese compañero, vecino, primo o conocido al que nunca jamás y bajo ningún motivo le dirigirías la palabra, si no fuese por el oasis que tiene de patio.

Una piscina que bien podría ser olímpica, un congelador atómico siempre lleno a unos pasos de ella y para colmo, sin exagerar, una hermana caída del cielo. Misteriosamente cuando el calor se vuelva soportable, o el agua de la piscina ya no esté apetecible nos enojaremos hasta que otro verano como este  llegue.

EL CLIENTE FALSO.

Otra técnica para aplicar en caso de emergencias de calor es la de hacernos pasar por clientes en cualquier comercio con aire acondicionado. Supermercados, shoppings, paradores, restaurantes o cafés, no importa. Si hace menos calor que afuera, bienvenidos sean.

En los últimos lugares citados arriba (restaurantes o cafés) la aplicación de la  técnica es más riesgosa y requiere de cierto nivel de experiencia, caradurez y en algunos casos, un poco de plata para alcanzar el éxito.  Así, si te pillan te pedís lo más barato del menú o en caso de sogüetismo extremo podes pelar un muy económico “Le estoy esperando a alguien”. Nunca falla.

TELETRANSPORTACIÓN MENTAL.

Para llevarlo a acabo se requieren años y años de preparación en algún convento chino, la idea es llegar a un nivel máximo de control de nuestra mente para sentirnos como se nos ocurra: en alguna playa del Brasil, en un iglú en la Antártida o tomando un chocolate en Bariloche.

Una variante válida, aunque sin tanto glamour que también logra el acometido es fingir fiebre para poder tener prendido el aire acondicionado todo el día.

La electricidad está cara, pero a un enfermo no le podes negar nada. Con la salud no se juega.

APADRINAR.

O lo que seria lo mismo: Comprarse por internet uno par de negritos del Congo para que te soplen con palmeras las 24 horas del día. La coartada para esta maniobra es simple: son hijos adoptados. No te sientas culpable, Angelina Jolie hizo lo mismo.

FRIO PARA EL HINCHA

Contrario a lo que todo el mundo dice, el estadio puede ser un lugar bastante frío, es que los de la barra de enfrente viven con el pecho helado. Entonces, este gran sacrificio en procura de refrescarse consiste en sentarse entre ellos, capaz te agarre hipotermia por lo frío pero todo sacrificio es  valido, siempre que sea por no sufrir calor.

Estas son algunos tips para combatir el calor infernal del que somos victimas. ¿Alguna que se me haya escapado y que quieran compartir? Siéntanse libre de hacerlo.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.