Limites, excelencia y esfuerzo

Cuentan viejos filósofos entre los que rescato a mi profesor de Morfología de la universidad que no es tan viejo en realidad (le pongo 45 como máximo) que en la antigua Roma un anciano caminaba por la ciudad y sus alrededores, entonces ve a un hombre trabajando y le pregunta:

¿Que haces hombre? A lo que este responde: Estoy construyendo, apilando ladrillos, uno sobre otros.

El anciano sumergido más en la duda y percibiendo que esa era toda la respuesta siguió su camino, caminando con largos pasos como de costumbre y un poco mas adelante vio a otro hombre construyendo y le volvió a hablar:

¿Hermano que estas haciendo? El hombre dejo su trabajo para contestar: Hago una gran pared, que resistirá fuertes vientos.

A nuestro protagonista le pareció una muy buena respuesta, entonces prosiguió la marcha hasta que suavemente vio a un hombre haciendo exactamente lo mismo, cosa que ya le pareció alguna alucinación porque se bebió unas cuantas copas de vinos con los amigos, en algún boliche de la antigua roma, y como era de esperarse nuevamente pregunto curioso:

¿Qué estas haciendo hermano? A lo que el hombre respondió sin dejar de trabajar: Estoy construyendo un gran estadio que servirá para reunirnos todos los romanos como hermanos que somos, a compartir nuestras artes, problemas y a pasarla bien.

Muchas veces encaramos y vemos la realización de nuestro trabajo de forma que pretendemos que hacemos poco y nos limitamos a hacer únicamente lo que nos piden o lo que nos proponemos cuando con sinceras ganas podemos hacer muchos más. La excelencia no es un límite que no pueda superarse, los límites no existen: depende de nosotros moderarnos.

Los esfuerzos individuales nos traerán el progreso general. – Cesare Cantú

4 Comments

Join the discussion and tell us your opinion.

jessica
marzo 15, 2008 at 10:03 AM

Nosotros no debemos deternos y mucho menos conformarnos con muy poco… podemos hacer caasi cualquier cosa… 😀

Muy bueno en serio.. porque es asi, siempre fue asi por eso estamos como estamos…

SoF
marzo 15, 2008 at 02:03 PM

Muy bueno el post ! da como para filosofar un rato, pero en mi priemera sem tengo la cabeza un toq agotada jajaj asi q no se si voy a poder pensar tanto =P

q experiencia la tuya con el cole!, o micro, como le digas. yo estudio farmacia en capi, y ni idea de donde sos vos jaja o q estudias, contame!

lo q te puedo decir, es q la frase del final no me convence. no si los esfuerzos indivduales son “aprovechados” x los demas, o en su defecto, expropiados…

besos gabriuulo!!

Agos…!
marzo 15, 2008 at 04:03 PM

un grosso el profe… me mato la parte de la alucinacion… de verdad lo conto asi?? jajaja

con respecto a lo de la excelencia, no puedo agregar mas nada… como bien dijiste, los limites no existen…

gabriulo
marzo 15, 2008 at 06:03 PM

@ Jessica asi mismo como lo decis vos: “No existen limites sino limitaciones” y las limitaciones somos nosotros las que las inventamos!

@ SoF no se refiere a que sean apreciados sino que en sintesis seria algo como: “las buenas obras nos benefician a todos” obviamente no podemos pretender que todos paren y admiren nuestras obras, seria bueno pero es poco probable.

@ Agos la verdad que lo de la alucinacion y el boliche lo agregue yo, pero el profesor es un capo igual!

Leave a reply