El horoscopo y el paralelismo.

Y bueno. Algún día iba a tener que enfrentarme a escribir en Paraguay. Ojo que no es lo mismo escribir en un blog paraguaió que en uno argentino. Primero, porque hay cosas que seguro que si digo acá no la van a entender; porque a pesar de que estemos cerca, bueno, hay cosas que no se entienden.

Y escribir en Divaguetaz no es lo mismo que escribir en DiskFull, FiestaGlam, QueTupé o SieteCrisantemos. Acá, a Gaby, lo debe leer un montón de gente que no debe tener ni puta idea de quien soy. Y no solo eso, seguramente algunos todavía no entendieron bien este post y se creen que escribe Gabriux o algo por el estilo. No, lector de Divaguetaz: yo soy Patricio, y como mi blog se fugó hasta el 1ero de septiembre, me andan prestando blogs por ahí. Para que yo boludee y no pierda la costumbre, vio?

Iba a presentarme linkeando a mi blog, que boludo. No, no puede leer mi blog tampoco, porque bueno, se tomó el palo, como ya dije. Así que para saber quién soy, o qué hago… no sé. Preguntele al dueño del blog, que me debe conocer bien para darme acceso a su panel de control (?).

Está jodido hablar acá. Podría hablar de como vemos a los paraguayos desde acá. Como hizo el Negro en su mapa del mundo visto desde Argentina (no, no voy a buscar el link porque me da paja… imagínense la frase anterior con otro color y subrayada y listo); a Paraguay lo vemos como el lugar donde comprar todo más barato. Lo que nunca fuimos, nos imaginamos a Ciudad del Este como un gran shopping al aire libre, como un Las Vegas para cualquier comprador compulsivo. También es el país donde son todos hinchas de Boca, más o menos. Aunque hay algunos de River, pero la mayoría es de Boca. Paraguay es a Boca como Chile a River, no jodan.

Y hablando de Paraguay (ahora resulta que toda mi vida estuve confundido y Gabriux es de Uruguay o algo así y quedo como el pelotudo del año… por segundo año consecutivo), tengo que recomendar el tema Ranchada de los Paraguayos, de Andrés Calamaro y el Niño Josele.

Pero más allá de todo eso que no me une para nada con Gabriux (:P), hay algo que sí me une: y es que hemos nacido el mismo día, pero con un año de diferencia. Él respiró por primera vez el 19 de diciembre de 1989. La última vez que yo nací en los ’90, también fue un 19 de diciembre (de 1990).

Si el horóscopo fuera real, debería irnos igual en la vida. Deberíamos ser felices el mismo sábado de mayo y perder plata la misma noche fría de invierno. Deberíamos hacer ejercicio (porque siempre, en el apartado SALUD del horóscopo, dice “Hacer ejercicio” o “Hacer dieta”. Para ellos la salud se relaciona con la imagen, sepanló) o recibir sorpresas en las mismas semanas.

Así que Gabriux, te tengo que confesar algo. Yo creo mucho en el horóscopo. Por ende, creo que nuestras vidan corren paralelamente. Y creo que todos creemos y sabemos que si es algo ajeno, se nos hace más fácil. Sobretodo porque podemos ver las cosas desde un punto de vista más objetivo, y nos arriesgamos más porque no perdemos tanto. Así que, deduje, con un poco de lógica, que si vos tenías novia, yo iba a tener. Y bueno, ahora, luego de mucho tiempo, he de confesarte que tenés novia gracias a mí y a mis planes para que la consigas. Bueno, eso era. De nada, loco.

Y es por eso que ahora también vas a poder hacer SinSaldo de Paraguay. Todo por el horóscopo. Que loco, che. Por eso los Caballeros del Zodíaco eran tan grossos, no?

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.