Honestidad 2.0

No se si será una opinión errada mía, tal vez un pensamiento exagerado que no se justifica pero de la forma que se van dando las cosas creo que en algún momento me darán la razón, tal vez dentro de 10 años, tal vez menos o tal vez nunca… pero en fin: ¡tengo que decirlo!

A finales del 2000 tener una web era un lujo que solamente las empresas serias y prosperas podían darse. Digo lujo porque no existía la cantidad astronómica de webmasters, programadores, diseñadores que tenemos hoy día. Aparte la Web 2.0 era algo ni pensado aun, ni mucho menos gestado; en eso momentos tal vez solamente era una idea loca de algún empleado raro de “Quien sabe donde Corp.”

A lo que voy es que, simplemente tener una web era una inversión, no un gusto, no un hobby, no un negocio, nada más que una inversión, una herramienta y una forma más de publicitar nuestros productos.

Actualmente no hace falta ni mencionar que rumbo tomo el mundo del Internet con la llegada de los blogs, de las redes sociales, de los negocios y de las herramientas innovadoras que día a día surgen en la red.

Hoy no tener un blog es triste, no estar en una red social es lamentable y no saber usar una aplicación es deprimente.

Cada vez lo hacen mas fácil todo y creo que eso en algun punto va a jugar en contra de muchas personas que viven de esto que es la informática (llámese programadores, diseñadores, etc., etc.)

Estoy seguro y me animo a apostar que un mono en cautiverio y con conexión a Internet podría hacerse una web medianamente atractiva, con contenido interesante (no necesariamente contenido propio como muchos blogs), actualizarla frecuentemente y teniendo una comunicación eficiente con sus lectores. Podría ir creciendo hasta posicionarse en buscadores y tener aun mas visitas. No se si sere afortunado por nacer en esta epoca pero hoy es tal vez demasiado simple tener una web, cualquier mono puede tenerla.

Total:

  • Si no sabes hacer webs desde cero, tenes templates disponibles por todos lados
  • ¿Queres algo más dinámico? Te bajas un CMS de acuerdo a tus necesidades, junto a un lindo skin y ya está: “chiche bombom, un güed con toda la onda”
  • ¿El diseño no es lo tuyo? Tenes a chorros diversos editores online disponibles, generador de logos, de bordes redondeados, efectos de reflejo, recursos editables, vectores, brushes. Todo a un clic de distancia.
  • ¿Poco dinero para pegarte el lujo de un hosting confiable? Existen miles gratuitos a disposición, con o sin publicidad.
  • ¿Todo lo de arriba te parece complicado? Hay webs que en menos de 5 pasos te suben un sitio al que le editas el nombre y le pones tu contenido, todo eso desde un panel más sencillo que Blogger.

Finalmente concluyendo la innovación y automatización materializada en herramientas online son bastantes útiles pero ¿hasta que punto? ¿Quedaran los programadores sin trabajo alguna vez debido a sus “grandes obras”? ¿El caballo blanco de Napoleón era verdaderamente blanco? ¿Qué piensan ustedes?

(*) Extraido de un proyecto propio descontinuado

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.