El asado

El asado es un comestible sí, pero su significado va mucho más allá de ser simplemente carne asada, no se limita a ser un eslabón en el triangulo de alimentos, de ser un simple comestible, es más bien como un ritual. Un conjunto de acontecimientos que serán memorables tantas veces como se lo haga.

El asado es amistad, es reunión, es familia. Reúne en todas las ocasiones: un cumpleaños, un feriado, un sábado a la noche, un domingo al mediodía. En la casa de los abuelos, en el departamento del amigo, en la quinta de los tíos, en el medio de la nada.

Cuando alguien desea reunirse no dice “Hagamos una reunión para juntarnos todos y recordar buenos años” si no que expresa todos sus deseos y mas con un simple “Hagamos un asado”. Una persona que tiene un triunfo importante en la vida y quiere compartir su alegría con sus seres queridos dice lo mismo. Cuando somos nuevos en algún lugar, que nos inviten a un asado es como un abrazo, una señal de amistad y las puertas muy abiertas.

El asado empieza mucho antes de que la carne toque la parrilla caliente, el asado nace desde la intención de reunión, los telefonazos previos, el “tocorre”. El asado bien podría ser clasificado como un sentimiento, trabajo en equipo, todos se juntan a hacer los cálculos, se crea expectativa, se forman equipos, se toman responsabilidades y nadie falla, en un asado nadie falla. Es aprendizaje, los mejores consejos que te pueden dar salen en la mesa entre bocados y unos “¡Que rico esta!”. Es recuerdo ¿quien no tiene una foto con esas personas especiales de ese tan buen momento y con el asado de fondo  como diciendo “acá estoy,admírenme” ? Es prácticamente magia porque cambia las caras largas, irradia el buen humor y hace los momentos memorables.

Cualquier fecha, momento y lugar son ideales para un buen asado. No sé porque digo “buen asado”, un asado nunca y bajo ningún motivo puede ser malo.

Una bienvenida o una despedida son siempre mas emocionantes cuando hay un asado de por medio. ¿Quién arruga las cejas al ver a todos reunidos? En la mesa somos todos iguales, un regimiento de soldados sin rangos, armados con nuestros cubiertos; en la mesa nadie es jefe, empleado o premio Novel, en la mesa somos todos familia, somos hermanos.

La única persona digna y merecedora de sobresalir del resto es el asador. No porque sea más que nadie sino porque hizo algo por todos y así al grito de “Aplauso para el asador” se escucha el unánime aplauso de todos los presentes que bien pueden diferir en infinitas cuestiones pero que en este corto momento no podrían estar más de acuerdo.

El asado es un comestible sí, pero su significado va mucho más allá el asado, es un concepto muy profundo como para explicarlo… ¡Hay que vivirlo!

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.