Pollectiles

Creo que en algún momento todo alumno escupe un pollo en la taza de su profesor y si no, sueña y tiene la cruel fantasía exprimiendo su cabeza.

Me acuerdo de la profe: “La vaca Yolanda” y es que en esa época éramos tan crueles. Sexto grado para ser exactos, en esa edad no sabes todavía que sos exactamente: todavía no sos un adolecente y claramente dejaste de ser un niño así que la rebeldía te juega varias malas pasadas. Simplemente haces lo que se te cante…

El motivo ni me acuerdo, habrá sido un compañero golpeado o una cartuchera voladora que cayo donde no debía. Lo que si me acuerdo es que con flor de puteada que recibí me hizo bajar la cabeza y maldecir en voz baja. En esa época yo no tenía dramas de maldecir en voz alta y nunca baje la cabeza así que el reto fue muy pesado. Jure venganza.

Pasado el candente reto teníamos Educación Física, obviamente yo me quedaba sin fútbol y la profe se iba a quedar con nervios por lo que fue a la dirección a buscar su remedio pero ¡sorpresa! Dejo su café humeante a la deriva de los salvajes – haraganes – suspendidos – enfermos que nos quedamos sin el glorioso fútbol. Que te suspendan el fútbol a esta edad es lo mismo que pincharle la rueda a un caballo: simplemente no se puede.

La siguiente imagen que me viene es yo vigilando en la puerta y el coro de los suspendidos alrededor de la taza cantaba gritando “Por hija de puta” y sonaban los pollos como proyectiles en el café, el sonido del acto podía haber sido grabado y usado en películas sobre la segunda guerra mundial. Sin exagerar creo que la taza reboso, era un diluvio desagradable pero de dulce venganza.

Cuando la profe llego todos estábamos dibujando o completando lecciones, en su mirada de exploración vi que sospecho algo pero solamente atino a decir “¿Por qué lo que no pueden ser así el resto del día? Yo sé que no da gusto, a mí tampoco me gusta pero de otra forma no entienden” mientras decía esta frase agarraba la taza, termino la frase, miro fijamente la taza humeante y se la llevo a la boca. Creo que tomo más de la mitad cuando paro y abrió los ojos de una manera que nos asusto…

Solamente dijo “esto está descompuesto” y se retiro del curso… nosotros no hablamos nunca más del tema.

14 Comments

Join the discussion and tell us your opinion.

Gabriel
julio 14, 2009 at 12:07 PM

Hoy me desayune un chocolate bien espeso, a lo mejor fue eso lo que despertó el recuerdo de tan tenue episodio xD

Odomera
julio 14, 2009 at 12:07 PM

Qué locura hermano!
Yo en esa época andaba tirado nomás por ahi en los bancos mirándole a las chicas (ahi ya nos discutíamos entre los perros quién es la más linda y todo eso) pero es cierta esa frase que extraigo y me encantó:

«Que te suspendan el futbol a esta edad es lo mismo que pincharle la rueda a un caballo: simplemente no se puede»

Ah, otra cosa, entrá un poco en la página que muestra en la barra de direcciones que se ve en la imagen del Chrome… te parece familiar?
http://flic.kr/p/6sAAva

Gabriel
julio 14, 2009 at 12:07 PM

Siii… cuando desayune todo dije “le hubiese sacado foto”, me baje para ver si había mas y ya no entonces use la que tenia 😉

¡BAD GATEWAY!

La flaca
julio 14, 2009 at 01:07 PM

Que asco! No podes -.- Voy a alejar toda bebida y demas cuando te enojes conmigo! AJ! >.<

Mela
julio 14, 2009 at 01:07 PM

Simplemente desagradable… Me encanta.

Gabriel
julio 14, 2009 at 01:07 PM

@Flaca en ningún lado dice que yo también preste mi ADN para tal atrocidad, yo fui testigo… pero bueno, por las dudas no me hagas enojar >.<

Juan
julio 14, 2009 at 01:07 PM

cuando estaba en 6to nosotros metimos mango en la clase que sacamos del patio y nos comenzamos a tirar, la profesora renunció del curso. fue la primera profesora que renuncia a una clase de primaria en toda la historia de mi colegio. nos sentimos realizados.

Gabriel
julio 14, 2009 at 01:07 PM

¡yo no fui!

Fate
julio 14, 2009 at 01:07 PM

¿Qué comentar? Hay una edad para las tonterías, y está bien, es parte de ir creciendo y uno hace cosas simpáticas o justificables en el momento. Todos lo vivimos. Pero con el paso del tiempo se deben ver ciertos errores y si con el paso del tiempo no se ven…es que no estamos madurando. Pero ¿quién soy para criticar? y vaya que he cometido errores, trato, por lo menos, de darme cuenta de cuales fueron, no se si lo logro…y…Desde hoy abandono el café definitivamente (no sea que Gabriel, o sus compañeros anden cerca je je)

Gabriel
julio 14, 2009 at 01:07 PM

YO FUI TESTIGO, YO NO FUI ¡PROMESA!

jessica
julio 18, 2009 at 02:07 AM

son un asco mis compañeros! jajajajaja

Gabriel
julio 19, 2009 at 01:07 AM

sucede!

josemario*
julio 19, 2009 at 12:07 PM

quedo bien el titulo jajaja, hijoo me acuerdo una época de cole, famooso tenés un compañero al que todos le tienen miedo (a no ser que sea uno mismo), entonces no me acuerdo que era exactamente lo que hizo este compañero tan “temible” entonces la profe le mando al joraca y el men agarra un zócalo (esos que sieempre estan flojos) y tira por el pizarrón (por desgracia no le alcanzo a la profe), en ese mismo momento, luego de haber pasado la “onda expansiva” del golpe, la profe rompe en llanto.
Tanto que vino la directora a consolarle y darnos la merecida puteada.

Gabriel
julio 19, 2009 at 04:07 PM

un maníaco era tu compañero José Mario, si yo era su viejo ahí mismo le ataba y lo internaba así una onda Hannibal

Leave a reply