La Franja Costera y la parte que omitieron contarnos

Cuando nos vendieron el Proyecto de la Franja Costera nos lo pintaron como todo muy lindo: por fin íbamos a tener un atractivo en un lugar que de por sí ya tiene una belleza en su esencia, un aire que enamora al que lo visita.

Hasta ahí todo muy lindo, pero omitieron contarnos la otra parte: el impacto ambiental que ocasiona una obra de tal envergadura. Hoy la Reserva Ecológica Banco San Miguel y la Bahía de Asunción están en grave peligro: el proyecto se ha planteado de tal forma que necesitan destruir la Reserva, extrayendo toda la arena de la bahía para usarla de relleno y cimiento para la futura Franja Costera, ya que sacarla de ahí  es “abaratar los costos”.

Es poco sabido que la Bahía de Asunción fue declarada como Reserva por la Ley 2.715 en el 2005. La razón es que la Bahía de Asunción y el Banco San Miguel (superficie de bancos de arena) representa un IBA (Área Importante para la Conservación de las Aves a nivel Mundial) de extrema importancia para especies amenazadas y en peligro de extinción de aves migratorias.  Estas aves, desde hace muchos de años, utilizan la Bahía de Asunción como parada de descanso y alimentación obligatoria durante sus largos viajes que se puede extender desde Alaska (EEUU) hasta la Patagonia Argentina.

El proyecto de la Franja Costera obtuvo su licencia ambiental OMITIENDO que este hecho, lo cual es un delito bajo el cargo de “omisión de información”. La SEAM (Secretaria del Medio Ambiente) todavía no se ha manifestado y esperemos tenga “los huevos” para hacerlo.

Como todos también quiero una franja costera, pero quiero una hecha como corresponde. Sin atentados contra el medi0 ambiente.

Fotos e información proveidas por Marko Nara, amigo de la casa.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.