Todo error es enmendable con onda

IMG_0050

Hay una excusa inventada o no que es infalible a la hora de justificar cagadas que nos mandamos, o nos mandaremos en un futuro muy próximo. Una pequeña frase que al decirla justifica todo, sin justificar nada el corto pero contundente “De onda nomas”

Mucha explicación ya hasta ahora ¿no? Mejor, vayamos a las escenas de desnudos (no, perdón) Bueno, para hacer un poco mas ilustrativo el texto, ejemplifiquemos:

Estas con la novia en un boliche concheto que explota, hay una yegua que esta más fuerte que la caída del dólar y no te deja de mirar, en un momento dado la muy infeliz se pone a bailar con una amiga justo a tu lado y lastimosamente también de tu novia. El boliche tiene dos pisos, tres pistas bailables, un patio pero no, la hija de puta se coloca a tu lado. En un momento, presa del alcohol y de que le gustas a pesar de esa barba mal moldeada, te empieza a bailar y vos como boludote que sos le seguís el juego, ahí mismo, frente a los ojos de tu novia. En ese preciso instante recibís una cachetada que te deja bizco, seguidamente tenemos esta conversación:

– Mongólico ¿Qué lo que haces con esa turra?

– Nada, me bailo, le baile… nada boluda! Calmatena…

– ¿Y por que bailas con ella?

– Y no se.. de onda

¿Cómo que de onda?

Si, de onda.

Tu novia ya no tiene nada que decir, fue de onda… se podría abrir pero no tiene como irse. Ganaste vos.

Otro ejemplo: querías sacar el auto para salir con amigos a beber algo a donde la noche disponga pero los viejos te trancan todo. Como ya te comprometiste y tu amigo Ivancito (siempre hay uno que se llama así) hasta se libró de la novia hay que salir si o si. Entonces, sacas el auto a escondidas y como sos un boludo ka’u tapita le das un tucón al tratar de dejarlo así como estaba. Tus viejos se despiertan, te mandan a la puta y te preguntan:

– ¿Por qué nos desobedeces?

– De onda nomas –  al final te sale un hipo tipo Garganta de lata. –

Ambos se miran y mueven la cabeza como diciendo “no tiene solución”, vuelven a la cama y discuten media hora como mucho sobre en que lo que se equivocaron contigo. Tu mamá reclama sobre esa vez que se te cayó la bolsa de herramientas del viejo en la cabeza, tu papá le culpa por haberte enseñado a cocinar ¡eso es de nena! dice y se quedan dormido. Una vez más, la victoria es nuestra.

En la facu: te piden un trabajo sobre los sistemas políticos de la Europa Medieval y antes te preguntas ¿De que lo que me va a servir eso? Y como sos tan colgado y no te gusta luego, perdés la guía de trabajo, entonces como sos tan ocurrente y re creativo haces nomas un trabajo sobre un tema que dominas, por ejemplo “Los pubs asuncenos”, haces un estudio de campo y todo. Llega el día de entrega y el profesor te reclama que los temas no corresponden:

– ¿Por qué hiciste este tema?

– “De onda nomas”.

– ¿Te parece un chiste mi clase? ¿Que pasó con la Europa Medio Val? –es un boludo el profe-

– Nada

– ¿Y entonces por que lo que hiciste?

– Y de onda.

Es obvio que le pusiste onda, te esforzaste y todo para llegar a fecha con un trabajo que si bien no era del tema, tiene todo y si el profesor no es capaz de valorar eso, capaz no te merezca como alumno. Bueno, es obvio que una vez más amiwito ¡ganaste!

Es difícil y probablemente imposible discutir a un “de onda nomas”.

Probemos: ¿Por qué hiciste eso? “De onda nomas” Pero ¿por que? “Y ¡de onda!” Fin de la discusión.

¿Por que cambiaste de canal? Estaba viendo Yingo! “De onda” ¿Como que de onda? “Si, de onda nomas.” Termino.

Jamás me enviaste mi minicarga chongo “¡De onda!” ¿Qué? Sos mongólico? ¡Mi minicarga! “Pero, vos no hiciste minicarga” Ah, cierto. ¿Y por que reclamas entonces? Ah, y de onda… termino! No fue una discusión pero si sos vale te haces de saldo de onda 😛

En fin, este post se va terminando porque lo escribí de onda, lindo viernes, lindo finde y si tienen alguna discusión, requerimiento o acusación ya tienen como contestar.

Que la fuerza y sus abogados los acompañen. La foto nada que ver con el post, también fue de onda ¿me explico? 😛

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.