Perdí mi celular

IMG_0438

El pasado fin de semana perdí mi celular en extrañas circunstancias que no vienen al caso y que sinceramente me cansé de contarlas. Lo único que voy a decir es que debe haber un taxista muy contento por algún lado pero… ¿Qué lo que es ese morbo de la gente de querer saber con lujos detalles tu desgracia? No pega, pero asumo que es la misma razón del dudoso éxito de algunos noticieros ¡Canal 9! cof… cof… En fin.

Todavía no me tomé la molestia de recuperar mi número porque ni ahí estoy y tampoco estoy preparado emocionalmente para otro celular (soy de los que se encariñan con las cosas). Pero hoy, una semana después tengo que admitir que existen cosas que jamás hubiese experimentado teniendo un teléfono a lado:

Tocar un timbre. Me resulta muy loco que el celular haya matado el timbre ¿no? y el rinrage haya sido reemplazado por Angry Birds. El inventor del timbre se estará revolcando en su tumba ¿tendrá timbre su tumba? No sé, sigamos…

Enfrenté al silencio incomodo. Como no tenía donde mirar cuando estaba en compañía de gente no tan cercana, bueno, tuve que hablar para no aburrirme  y ahora tengo confianza con más gente. No sé si será bueno o malo, pero me enteré que Paraguay es tan chico que nos conocemos todos, que estamos conectados todos y eso es una mierda. Hay que migrar para ashá (?)

Es muy agradable que las notificaciones de tanta red social no te persigan a donde vas. Está bueno disfrutar de los momentos y no buscar compartirlos “dos punto cero ondamente” (y no es egoísmo). Está bueno ser espontáneos, disfrutar el momento y que lo acontecido ocupe memoria en la cabeza y no en el celular. Tampoco es que me haya pasado gran cosa esta semana, pero tengo un sobrinito de 2 años que es una bomba de momentos.

Filosofar. En vez de perder el tiempo stalkeando sentado en el baño te podés hacer grandes cuestionamientos existenciales, teorías sobre física cuántica e historia universal. Empecé a escribir mis ideas y espero que este 2012 me traiga un Pulitzer o en su defecto otro iPhone más salud. El baño es cuna de pensadores.

Ahorrar tiempo. La gente que te contacta es porque realmente tiene algo que decirte, basta de huevadas tipo “¿que estas haciendo?”, “Pasame saldo”, “Que klor hace ami vrd que sale bien una piscina?”. Bueno, esas cosas dejan de existir sin celular.

Enfrente. También corresponde contarles la otra cara de la moneda: sin auriculares la vida es una cagada. La gente que te parecía estúpida te deja de parecer gente, se sufre todavía más calor y el tiempo no pasa nunca.

Bueno, entre otras cosas estas cosas. Los celulares hacen que ya ni nos miremos a la cara y es muy paradójico porque fue inventado para “estar comunicados siempre” y nos incomunica cada vez más ¿o no?

Todo re filosófico el post (?)

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.