4 recomendaciones para renovarnos en lo digital

1144395_32047816

Con el 2015 ya instalado entre nosotros y las ganas de “comerse al mundo” con un montón de planes, deseos y objetivos alcanzables (o no), mejor digeridos corresponde darse un pequeño refresh en algunos lugares que si bien no son físicos, ocupan una cantidad considerable de horas en nuestro día a día.

“Hay que tener la casa ordenada”, y esto se aplica también a nuestra vida digital. Por eso, les comparto cuatro recomendaciones para llevar a cabo y airear estos lugares, que a veces influyen más de la cuenta en nuestro estado emocional.

1- Revisar los permisos.


En tiempos sensibles, donde lo pueden quemar a uno públicamente antes de preguntar o donde cada uno lee entre líneas lo que quiere y reacciona como se la canta con toda la libertad que otorga un teclado físico o táctil, las redes sociales parecen ser el lugar ideal para ganarse fans, trolls, stalkers, viejas chismosas y haters.

Así que es un buen momento para preguntarse: ¿realmente quiero que todo el mundo vea lo que publico?

Si la respuesta es negativa, les dejo unos posts para que revisen el tema de la privacidad.

2- Limpiar nuestra redes sociales.


Seamos sinceros: seguimos a mucha gente y somos fans de muchas páginas exclusivamente por “compromiso”, accidente o porque alguna vez nos fue interesante, útil o simpática. No porque realmente aporten algo significativo a nuestras vidas. Por eso las redes sociales suelen estresarnos más de la cuenta.

Así que hay que iniciar el año tomándose un tiempo para silenciar, borrar y dejar de seguir a esos contactos y páginas que no producen nada favorable. “Si no suma, resta”.

Sabemos perfectamente lo que aporta, resulta útil y hace que saquemos provecho de nuestras existencias en el mundo digital. Ajeno a que sean conocidos o desconocidos (los tenemos fichados por nombre, username o mínimamente avatar) hay que ser duros y no perdonar una.

Preguntarse ¿Quién/Qué es? ¿Lo ubico? ¿Me aporta? ¿Cuándo fue la última vez que fue útil? 

Si la respuesta a más de un par de preguntas es negativa, afuera de tus feeds.

3- Volver al modo de fábrica.


Somos acumuladores por naturaleza, supongo que tenemos ese chip genético desde la prehistoria, por más modernos y smarts que sean nuestros gadgets, los usamos para acumular, acumular y volver a acumular.

Fotos, vídeos, notas de voz, screenshots, aplicaciones, documentos, chats y otras cosas que no usamos nunca y nunca las vamos a usar.

¿La recomendación? Hacer un backup y restaurar la tableta, celular o computadora al modo de fábrica. Si necesitás algo, tenés el backup. Si pasa un mes y no necesitaste nada: a la papelera para hacer espacio y seguir acumulando. De alguna manera, refresca.

4- Organizarnos de forma nueva, mudar nuestras cosas, renovarse.


Alguna vez ya hablé de esto por acá. Organizar de forma nueva nuestras cosas tiene una razón muy oportuna de ser: te renueva.

Te hace sentir diferente, estás experimentando una novedad, todo (aunque realmente no lo sea) es nuevo. Es casi como estar en otro lugar por un rato. Y como con los muebles, que al mudarse te dan la sensación de que te mudás de casa, de ciudad o sistema solar pasa lo mismo con tus artilugios: organizarse, clasificar, eliminar, de cierta manera, refresca.

divaguetazdancer

Si tienen algún aporte o sugerencia, siempre están invitados a compartirlos. Adelante, quítense los zapatos.

Gabriel Benitez O.

Creativo publicitario, columnista y aspirante a escritor 'algún día'. Adicto al cine, la música, los libros y aunque cueste admitir del internet.